Ruth Bader Ginsburg: un legado más importante

Ruth+Bader+Ginsburg%3A+un+legado+m%C3%A1s+importante

Elisha Novoa

Lucha por las cosas que te importan, pero hazlo de una manera que lleve a otros a unirse a ti.”

— Ruth Bader Ginsburg

Ruth Bader Ginsburg fue una inspiración para todos los Estadounidenses. Fue la segunda mujer en servir en la Corte Suprema y una principal defensora de los derechos de la mujer. Se convirtió en un símbolo cultural de una generación mucho más joven. El 18 de septiembre de 2020 falleció a la edad de 87 años.

Al vivir en un mundo predominantemente dirigido por hombres, podría ser difícil tener voz. Sin embargo, Ruth Bader Ginsburg encontró la manera de tener éxito. Después de graduarse de la escuela secundaria, fue a la Universidad de Cornell, donde se graduó como la mejor de su clase en 1954. Después de graduarse de Cornell, tomó un descanso de la escuela y formó su familia. Luego se matriculó en Harvard Law.

Como una de las pocas mujeres que asistió, se enfrentó a la discriminación de todos por motivos de género. Fue reprendida por ocupar un puesto de hombre en Harvard Law. Eso no le impidió alcanzar sus sueños cuando se convirtió en la primera mujer miembro de Harvard Law Review. Luego se mudó a la ciudad de Nueva York para aceptar un trabajo en el bufete de abogados. Se trasladó a la Facultad de Derecho de Columbia, donde se uniría a Law Review y se graduó primero de su clase en 1959.

Al graduarse, por ser mujer, no pudo encontrar trabajo. Finalmente, se convirtió en profesora en la Facultad de Derecho de la Universidad de Rutgers en 1963 y luego aceptó una oferta de dar clases en Columbia en 1972.

En la década de 1970, mientras enseñaba, creó una organización llamada Proyecto de Derechos de la Mujer de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU). Luchó por la igualdad de género para ambos sexos. La ACLU luchó contra la discriminación por embarazo y la crianza de los hijos, la violencia contra la mujer, los derechos en el lugar de trabajo, los derechos en la educación y la justicia penal. Dentro de ACLU, lucharon contra la discriminación de género y argumentaron con éxito en 6 casos antes de que ella se uniera a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Algunos de los casos clave que Ginsburg llevó a la Corte Suprema incluyen:

Frontiero v. Richardson, Estados Unidos, que decidió que los beneficios otorgados por el ejército de los Estados Unidos a la familia de los miembros del servicio no se pueden otorgar de manera diferente debido al género.

Weinberger v. Weinberger, Este caso anuló la distinción basada en el género ordenada por las disposiciones de la Ley del Seguro Social, otorgando beneficios a los sobrevivientes basados en los ingresos de un esposo fallecido.

Duren v. Missouri fue un caso de la Corte Suprema de los Estados Unidos relacionado con la Sexta Enmienda. Desafió la ley de Missouri que permite la exención del servicio de jurado por motivos de género.
Jimmy Carter nombró a la Sra. Ginsburg a la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el.

Distrito de Columbia en 1980, donde sirvió durante trece años hasta 1993, cuando Bill Clinton la nombró para la Corte Suprema de los Estados Unidos.

En uno de sus casos más importantes en la banca, Ledbetter v. Goodyear Tire and Rubber Company, rompió con la tradición y leyó su disconformidad desde la banca. Hizo un llamado al Congreso para deshacer esta interpretación incorrecta de la ley y luego trabajó con el presidente Obama para aprobar la primera ley que firmó, la Ley de Pago Justo de Lilly Ledbetter de 2009, que prohíbe la discriminación salarial basada en el sexo entre hombres y mujeres en el mismo establecimiento que realiza trabajos que requieren sustancialmente la misma habilidad, esfuerzo y responsabilidad en condiciones laborales similares, una copia del cual cuelga con orgullo en su oficina.

Mientras se desempeñaba en la Corte Suprema, trabajó en la igualdad de género, los derechos reproductivos y en lograr que las personas recibieran la justicia que merecían.